IOI
Sucursales Sucursales Sucursales
Fono
Contáctenos
Síganos en Facebook

Ojo Seco

¿Qué es el Ojo Seco?

Normalmente, el ojo se baña a sí mismo a través de las lágrimas. Produciendo lágrimas lenta y constantemente, el ojo se mantiene húmedo y cómodo.
En ciertos casos, algunos pacientes no producen la suficiente cantidad de lágrimas para mantener sus ojos sanos y confortables, o bien la calidad de la lágrima producida puede ser defectuosa. Esta condición se conoce como “ojo seco”.

El ojo utiliza varios métodos para la producción de lágrimas. Las puede producir de manera lenta y constante para mantener una buena lubricación, como también puede producir lágrimas en grandes cantidades respondiendo a una irritación aguda o a emociones. Cuando un objeto extraño o la resequedad irritan el ojo, o por ejemplo cuando se llora, ocurre una producción rápida y aumentada de lágrimas.

¿CUÁLES SON LOS SINTOMAS DEL “OJO SECO”?

Los síntomas usuales incluyen:

  • Picazón o irritación de los ojos.
  • Sensación de arenilla.
  • Mucosidad ocasional en la superficie ocular.
  • Excesiva irritación del ojo debida al humo o el viento.
  • Excesiva producción de lágrimas.
  • Visión borrosa ocasional.
  • Incomodidad con el uso de lentes de contacto.

El tener exceso de lágrimas debido al “ojo seco” suena algo ilógico, pero si las lágrimas responsables por la lubricación no mantienen el ojo lo suficientemente húmedo, el ojo se irrita. Cuando el ojo está irritado, la glándula lagrimal produce un gran volumen de lágrimas que abruman el sistema de drenaje del ojo y este exceso debe salir, ocasionándose el mencionado lagrimeo, síntoma habitual en estos casos.

¿QUÉ CAUSA EL “OJO SECO”?

La producción de lágrimas normalmente disminuye con la edad y esto hace que el “ojo seco” sea más frecuente a mayor edad, aunque puede presentarse a cualquier edad. Puede ocurrir en hombres y mujeres, pero las mujeres son las más afectadas. Esto se hace más obvio durante la menopausia, producto de los cambios hormonales.

El ojo seco puede ser primario, si la falla se encuentra localizada en el funcionamiento de las estructuras del ojo, o también secundario cuando está asociado a otras enfermedades, como colagenopatías o alteraciones inmunológicas.

Una de las causas primarias frecuente es la Blefaritis Crónica, que es una alteración crónica inflamatoria y/o infecciosa del borde palpebral, causando disfunción de las glándulas, irritación, pérdida de pestañas, y por consiguiente, ojo seco. Este cuadro debe ser tratado por su médico, con lo cual se obtienen importantes mejoras, siempre y cuando la adherencia al tratamiento sea buena por parte del paciente.

Entre las causas secundarias más frecuentes están: síndrome de Sjögren, artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico, entre otras.

Una gran variedad de medicamentos comunes pueden causar sequedad del ojo, reduciendo la secreción de lágrimas. Asegúrese de comunicar a su oftalmólogo los medicamentos que esté tomando, especialmente si está usando alguno de los siguientes: diuréticos, beta bloqueadores, antihistamínicos, tranquilizantes o hipnóticos y analgésicos. Debido a que la ingestión de estos medicamentos es generalmente necesaria, la condición de ojo seco debe ser tratada con “lágrimas artificiales cuando corresponda.”

Las personas con ojo seco son generalmente más sensibles a los efectos tóxicos secundarios de los medicamentos, incluyendo los colirios de uso oftalmológico con presevantes y las mismas lágrimas artificiales en algunos casos, cuando contienen también preservantes. En dichos casos, lágrimas artificiales libres de preservantes pueden ser de gran utilidad.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA EL OJO SECO?

Un oftalmólogo usualmente puede diagnosticar o sospechar el diagnóstico de ojo seco durante un examen en la consulta. En algunos casos, exámenes son necesarios para medir la producción de lágrimas. Un examen llamado Test de Schirmer, utiliza tiras de papel de filtro que una vez colocadas debajo del párpado inferior, miden el ritmo de producción de las lágrimas bajo ciertas condiciones. Otro examen utiliza gotas de diagnóstico para encontrar ciertos patrones de resequedad sobre la superficie del ojo.

¿CÓMO SE TRATA EL OJO SECO?

ADICIÓN DE LÁGRIMAS ARTIFICIALES:

Las gotas para los ojos llamadas lágrimas artificiales son similares a sus propias lágrimas. Lubrican los ojos y ayudan a mantenerlos húmedos.

Hay muchas marcas y tipos de lágrimas artificiales en el mercado, de manera que usted, junto al apropiado diagnóstico e indicación de su médico, puede probar distintos lubricantes hasta encontrar el ideal para sus ojos. Si sus ojos son sensibles a los preservantes, existen colirios libres de ellos. Si debe usar gotas durante períodos menores de dos horas, las gotas libres de preservantes o de consistencia más espesa pueden ser más indicadas para usted.

Usted puede usar lágrimas artificiales tan a menudo como las necesite: una o dos veces por día, o varias veces cada hora.