Oculoplástica

enero 21, 2020

Oculoplástica

Es la subespecialidad de la oftalmología que incluye la evaluación, diagnóstico y tratamiento médico y/o quirúrgico de todas las enfermedades que afectan las estructuras que rodean el ojo.

Abarca principalmente enfermedades de los párpados y sus anexos (pestañas, glándulas, etc.), vía lagrimal, tanto en el sistema de drenaje de la lágrima como los órganos encargados de producirla, y también las enfermedades que afectan la órbita, siendo este el espacio en el cráneo donde se aloja el globo ocular.

Las enfermedades que afectan estas estructuras son frecuentes, pudiendo afectar a personas de diferentes edades, desde recién nacidos hasta adultos en la tercera edad.

Entre las enfermedades más frecuentes encontramos las mal posiciones de los párpados, como por ejemplo la caída de estos, llamada Ptosis palpebral, o posiciones anormales de los parpados inferiores, como ectropión o entropión, que se manifiestan por ojo rojo constante y sensación de arenilla en los ojos. También los parpados pueden presentar problemas degenerativos, con aparición de “bolsas palpebrales” o presencia de arrugas cutáneas, las cuales se pueden solucionar a través de una blefaroplastia o con aplicación de rellenos cosméticos o uso de botox. Otra enfermedad que puede afectar a los párpados son los tumores cutáneos, que pueden ser benignos o malignos, por lo que, frente a la aparición de cualquier lesión en la piel de estos, debe ser evaluada a la brevedad para descartar la presencia de un cáncer, y dar tratamiento oportuno a este.

Las enfermedades que afectan a la vía lagrimal son muy frecuentes, teniendo una aparición mayor en las edades extremas de la vida. En bebés el principal síntoma es el lagrimeo constante o la presencia de secreción ocular frecuente, muchas veces mal diagnosticada como conjuntivitis a repetición, estos niños deben ser evaluados por un especialista para dar un tratamiento adecuado, el cual tiene una tasa de éxito alta, con una mejoría mayor al 90% antes de cumplir el año de edad. También se presentan enfermedades del sistema lagrimal en pacientes adultos, los cuales se manifiestan por lagrimeo de uno o ambos ojos, explicado, muchas veces, por una obstrucción del sistema de drenaje de la lágrima, el que, dependiendo de cada caso, se puede solucionar mediante una cirugía adecuada.

Con respecto a las enfermedades que pueden afectar a la órbita, estas son muy variadas, por ejemplo tumores, infecciones, enfermedades autoinmunes, etc., por lo que pueden provocar diferentes síntomas, como aumento del tamaño de un ojo, visión doble, ojo rojo, dolor alrededor de este, etc. La enfermedad más frecuente de la órbita es la que se asocia a la Enfermedad de la Tiroides, la mayoría de las veces relacionada al Hipertiroidismo, pero también se puede presentar en pacientes con Hipotiroidismo o incluso en personas con una función tiroidea normal. Los síntomas frecuentes son ojo rojo, dolor e inflamación periocular, visión doble, aumento del tamaño de uno o los dos ojos, por lo que cualquier paciente que presente alguno de estos síntomas, no debe tardar en consultar, ya que un tratamiento oportuno es clave en el pronóstico de esta enfermedad.


Escrito por Dr. Cristian Montecinos

Médico Cirujano egresado de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Realizó su especialización en oftalmología en el prestigioso centro Oftalmológico APEC, avalado por la Universidad Nacional Autónoma de México, donde fue reconocido por su excelente rendimiento.

Posted in Blog, Cirugías