Mes del corazón.

agosto 26, 2019

Recomendaciones para agosto: Mes del corazón

Publicado el 26 de Agosto del 2019

Nuestra visión puede a veces alertar de ciertos problemas de nuestro aparato cardiovascular. Esto se debe a que existe una relación directa entre los ojos y dicho sistema. Existen patologías cardiovasculares que causan alteraciones oculares, entre ellas tenemos las siguientes:

· Hipertensión arterial: la hipertensión arterial crónica no tratada o también aquellos casos de hipertensión arterial en tratamiento sin un buen control cardiológico puede afectar los vasos sanguíneos retinales, generando Retinopatía Hipertensiva. Esto se traduce en tortuosidad vascular retinal, aumento de los cruces arterio-venosos retinales, esclerosis arteriolar, y en casos más graves, ser un factor predisponente a sufrir trombosis venosas retinales. En casos más leves, una subida súbita de presión arterial puede producir una hemorragia subconjuntival, popularmente denominado “derrame en el ojo”, lo que deja el ojo rojo entre 7 a 15 días, y dado que es muy llamativo, genera la oportunidad de consulta oftalmológica, donde el médico oftalmólogo podrá sospechar de un cuadro no diagnosticado de hipertensión arterial y derivar oportunamente a ese paciente con un cardiólogo.

· Diabetes Mellitus: los pacientes diabéticos pueden desarrollar retinopatía diabética, que es la afectación de la retina y sus vasos, secundaria a las alteraciones vasculares retinales inducidas por el mal control metabólico y la acumulación de los años de enfermedad metabólica. Representa una de las dos principales causas mundiales de ceguera irreversible.

En IOI, recomendamos que todas las personas se realcen una evaluación visual, no tan solo para detectar posibles anomalías oculares, sino que también, para detectar posibles problemas cardiovasculares o de otras áreas de la salud y por ende tomar las medidas correspondientes de interconsultas a la especialidad que corresponda..

A continuación, damos unos consejos para que cuides tu corazón:

· Cuida tu peso y alimentación: mantener un peso equilibrado significa tener un equilibrio entre calorías ingeridas con las gastadas durante un día, lo ideal es gastar lo que se consume. Para lo anterior, es necesario poseer una dieta balanceada, la cual debe ser rica en frutas, verduras, hortalizas, pescado, aceite de oliva, carnes magras, cereales y lácteos desnatados.

· 30 minutos diarios de actividad física: el corazón es un músculo, por esta razón, necesita ejercitarse, ya que de esa forma mejorarás la circulación sanguínea en todo tu cuerpo. Muchos expertos recomiendan que elijas la actividad que más se adapte a tu condición física: caminar, bailar, correr, bicicleta, etc., y practicarla habitualmente.

· Duerme bien: se recomienda dormir 8 horas diarias, ya que el descanso permite reponer energías, de esta forma evitando el consumo de estimulantes o exceso de cafeína para rendir durante toda la actividad que tienes durante el día.

· No fumar: un cigarrillo diario aumenta los riesgos de sufrir ataques cardiacos o cerebrales.

· Controla el estrés y la ansiedad: intentar generar espacios para desconectarse es necesario, ya que el estrés laboral o en casa, impide llevar un estilo de vida cardiosaludable.

En IOI nos preocupamos por ti y por tu salud, por esta razón te recomendamos que te realices chequeos médicos periódicos, especialmente si posees factores de riesgos.

Tu corazón habla a través de tu visión. Cuida tu vista, cuida tu corazón.

Posted in Blog, Tips | Tags: ,