Visión y conducción

diciembre 21, 2018

Visión y conducción de vehículos

La visión es esencial para conducir. Una buena visión le ayuda a identificar peligros en la carretera, leer letreros y ver su tablero. El conocimiento de los cambios y problemas comunes relacionados con la visión puede ayudarlo a usted y a sus seres queridos a mantenerse seguros mientras conducen.

¿Qué tipo de función visual es necesaria para conducir?

La agudeza visual y el campo visual son los factores más importantes para una conducción segura.

La agudeza visual mide la definición máxima con la que se puede ver a distancia máxima y se mide leyendo letras en una tabla de optotipos. El examen completo de la visión por un profesional le informa si necesita anteojos o lentes de contacto, o si su receta debe cambiar respecto a la que ya tiene.

El campo visual es la amplitud periférica que su ojo puede ver o captar cuando se enfoca en un punto central. Existen diferentes tipos de pruebas de campo visual. El que se usa con más frecuencia es la campimetría automática, en la que observa las luces parpadeantes en un dispositivo especial.

por otro lado, la visión de color le ayuda a identificar las señales de tráfico y las luces de freno o señalizaciones de otros vehículos. La sensibilidad de contraste lo ayuda a ver a los peatones, las luces y las señales de tráfico en condiciones climáticas adversas y de noche.

Cambios comunes en la visión que pueden afectar la conducción:

Los cambios oculares normales relacionados con la edad pueden afectar su visión y su capacidad para conducir de manera segura. Estos cambios incluyen la presbicia, que puede afectar su capacidad para ver su tablero o sistema de navegación, y el ojo seco, lo que puede reducir la calidad de su visión durante la noche. Otras condiciones que pueden afectar su visión de conducción son:

  • Glaucoma: es una enfermedad que daña el nervio óptico del ojo. A menudo, no hay signos de advertencia o síntomas evidentes en las primeras etapas. A medida que avanza la enfermedad, se desarrollan pérdida de la visión periférica o, menos frecuentemente, en su visión central.
  • Retinopatía diabética: es una enfermedad en la que los niveles crónicos y altos de azúcar en la sangre causan daño a los vasos sanguíneos en la retina, dañando tanto la visión central como la periférica.
  • Catarata: un empañamiento progresivo del lente natural dentro del ojo (cristalino) que causa visión borrosa, deslumbramiento y halos alrededor de las luces. Las cataratas también pueden hacer que sea más difícil ver bien en la noche, con mal tiempo o en condiciones de poca luz. Y pueden disminuir gradualmente la visión del color.
  • Degeneración macular: una enfermedad en la cual una parte de la retina llamada mácula, que es la zona central de máxima visión, se daña y causa pérdida de la visión central, generalmente en forma progresiva e irreversible si no es tratada a tiempo por un especialista en retina.

Para algunas personas, estos problemas se vuelven obvios rápidamente. Pero para otros pueden causar una pérdida gradual de la visión que es menos perceptible. Hacerse exámenes de la vista con regularidad puede ayudar a su oftalmólogo a encontrar estos cambios a tiempo y tratar las afecciones con prontitud antes de que causen una pérdida de visión irreversible. Se recomienda exámenes oftalmológicos regulares anuales con un médico profesional a partir de los 40 años.

Conducción nocturna:

Por la noche, la iluminación es deficiente y se requieren tareas visuales más complejas para una conducción segura. Tenga cuidado con los dispositivos que pretenden mejorar la visión nocturna. Siga estos consejos para mejorar la visibilidad mientras conduce de noche:

  • Asegúrese de que el parabrisas y las ventanas (interiores y exteriores), los faros y las luces traseras estén limpios.
  • Use anteojos limpios o lentes de contacto con una receta actualizada.
  • Asegúrese de que sus espejos siempre estén correctamente ajustados.
  • Mantenga los faros correctamente mantenidos y reemplace las bombillas rotas rápidamente para que iluminen el camino adecuadamente.

Advertencias para tener en cuenta:

Independientemente de su edad, si observa alguno de los siguientes síntomas en usted o en un ser querido, haga una cita con un oftalmólogo de inmediato:

  • Una disminución notable en la visión o visión borrosa.
  • Deslumbramiento o halos al mirar los faros que se aproximan o las luces de la calle.
  • Una mancha oscura en su visión central o periférica.
  • Dificultad para leer las señales de tráfico o para detectar peatones.
Posted in Blog, Tips | Tags: ,